Cuando olvidas tu origen


Mucha paz tienen los que aman tu Palabra