Archivo de la etiqueta: de Dios

La conciencia de pecado y la Palabra de Dios


La conciencia de pecado y la Palabra de Dios

Propósito:

Analizar por que algunas personas en pecado reaccionan de manera positiva ante la Palabra y otras de manera negativa, haciendo mas énfasis en los que reaccionan de manera negativa.

Saber distinguir cuales son los efectos del pecado en la conciencia del hombre, y como son sus reacciones mas comunes.

Texto:

Marcos 6 : 14–19

Te texo nos muestra la conciencia acusadora que tenia Herodes el tetrarca por haber matado a un hombre justo que le señalaba su pecado y el corazón endurecido de Herodías que no aceptaba ese señalamiento.

 Introducción:

¿Por qué se escucha de supuestos hermanos que empiezan una vida cristiana, y luego por debajo del agua se desentienden de esa “vida cristiana” hasta que terminan por irse?

¿Cómo es que se sabe de personas que se llaman hermanos que saben que hacen cosas que estan mal delante de los ojos santos de Dios y no tienen una reacción de arrepentimiento?

¿Por qué ni los consejos con Biblia en mano o las predicaciones aparentan no tener alguno efecto?

¿Cómo es posible que haya “hermanos” metidos en algún ministerio y se sienten “bien” cuando por dentro (en ocasiones en momentos de soledad) se están consumiendo por el pecado?

La respuesta es sencilla, el hombre o el cristiano si tienen reacciones por la palabra de Dios en su conciencia, estas reacciones pueden ser negativas o positivas, analizaremos ambas pero daremos un mayor énfasis a las negativas.

De hecho aqui la respuesta de porque se marca una division en esta era de “cristianismo global” una division marcada por una parte por la liberalidad y un cristianismo bizarro mundano y por otra parte un cristianismo que ondea la bandera de las sendas antiguas, el arrepentimiento, la fe y el poder del Espiritu Santo para vivir una vida en Santidad.

Las reacciones:

  • Positivas, Katanusso tein kardias Hch 2:36-38 (Como  punzón al hielo)
  • Negativas, Diaprio teis kardias Hch 7:52-54 (Como la sierra a la madera)

La palabra del Señor tuvo su efecto natural. Jeremias 23:29 ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?

En Hechos 2 Pedro predicado la palabra y esta compungiendo los corazones de las personas, Esteban ante los ancianos lideres de la “iglesia” de ese tiempo y sus palabras aserrando sus endurecidos corazones. Estas dos escenas un apóstol y un diacono predicando prácticamente el mismo mensaje, los dos llenos del Espíritu Santo expusieron esta palabra pero la reacción de estas personas es totalmente distinta, mientras que unos querían llevar esa inquietud del corazón hacia los actos del arrepentimiento, los otros querían llevar esa inquietud del corazón hacia la cólera y el homicidio. ¿Por qué? En Hechos 7:51 Esteban nos da la razón:

¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.

Duros de Cerviz – Ustedes son bien tercos – E incircuncisos de corazón – Aunque se crean bien religiosos de corazón son unos paganos.

Esto me da temor al pensar que pueda pasar algo similar en la Iglesia de Cristo. ¿Estará pasando esto ahora? ¿Cómo saberlo?

Para eso tenemos que ver como son las reacciones negativas de una conciencia acusada por su pecado.

La conciencia acusada por la palabra de Dios:

  • Juzga los pensamientos y las intenciones de su corazón y no hay nada oculto para ella. Hebreos 4:12
  • Esta palabra esta escrita en nuestros corazones y la conciencia testifica y nos acusa o nos defiende. Romanos 2:15
  • La palabra nos señala cuando el pecado sigue tallado en el corazón. Jeremías 17:1
  • Ciertas conductas demuestran que hay pecado sellado en el corazón. Isaías 57:20

Autoengaño:

La intranquilidad y culpabilidad son los síntomas de una mente que se sabe culpable, pero estos dos sentimientos pueden hacer descender a la persona a un nivel mas profundo, el autoengaño. Quizás la persona comenzara a engañarse a si misma creyendo que es convertida, mientras continua en la practica de su pecado, porque ya tiene años en la Iglesia o ha hecho muchas obras, en tanto que la Biblia y su conciencia le atestiguan que no lo es. Este autoengaño es como un calmante para la conciencia, porque si piensa que es hijo de Dios, concluirá en que no será condenada, sin embargo Galatas 6:3 dice lo siguiente:

Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.

 

Conclusión:

Aplicando el texto sería: “Porque el que se cree ser cristiano no siéndolo, a si mismo se engaña”  Aquí vemos un autoengaño declarado, como cuando le preguntamos al alguien que vive en pecado: ¿Eres hijo de Dios? Y responde ¡Claro! Esta en un tremendo autoengaño y alguien en estas condiciones realmente no esta manifestando su Fe sino que hay una muy profunda culpabilidad que intenta apaciguarse, por algo en 1:22 apóstol Santiago dice:

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

¿Como usted esta reaccionando ante la Palabra de Dios?


Anuncios